Leer francés es fácil

Leer francés es fácil

Al leer nos pasan varias cosas: nuestra mente imagina un escenario, tratamos de entender lo que un autor o periodista nos quiere contar y finalmente, opinamos sobre ello. En dos palabras, nuestra cabecita se pone en marcha. Por eso, para mejorar y avanzar en la ardua tarea de aprender francés, la lectura puede ser clave.

¿Qué ventajas tiene?
  • Se aprende vocabulario en un contexto. Y se puede ver cómo palabras que ya conocemos se utilizan con naturalidad.
  • Se puede trabajar al ritmo que cada uno ponga. Algo muy difícil cuando se habla o se escucha. Se pueden leer 15 páginas del tirón o dedicarle una hora a una página, no tiene importancia. Cada cual elige el ritmo que mejor le viene.
  • Se accede a una correcta estructura del francés. Eso ayuda a que sin esfuerzo se vaya adquiriendo la estructura gramatical del idioma. Por otra parte, esto nos da un modelo que nos ayudará a escribir bien en francés.
  • Se pueden elegir los temas de interés, eso hará que la lectura sea interesante y más accesible.
Pero si todo son ventajas, ¿por qué nos desanimamos y el libro se queda allí solo mirándonos desde el estante? Es fácil, leer en otro idioma se nos puede hacer un mundo. Pero no tiene porqué ser así. Piensa por un segundo que podrías estar leyendo a tus autores franceses preferidos en su idioma original, o Le Monde o el Cahiers du Cinéma...

Si sigues estos consejos, tal vez te animes y descubras lo fácil y gratificante que resulta:

  • Niveles. Solo leer cosas que estén a tu nivel. Esta es una de las principales razones por las que la gente se desanima, tratan de leer textos o libros de un nivel muy superior y terminan frustrados. ¿Cómo se sabe si estamos en el nivel apropiado? Si por página hay más de 5 o 6 palabras que te suenan a chino, es el momento de bajar un peldaño.
  • Constancia. Hay que leer todos los días un poco, aunque solo sean 15 minutos.
  • Vocabulario. Inaugura un cuaderno de vocabulario. Mi consejo es que no lo utilices cuando estés inmerso en la lectura, lo mejor es tratar de descubrir el significado de las palabras por el contexto en que las encuentres. Al finalizar con tu ratito de lectura, coges tu cuaderno y apuntas todas las palabras nuevas y compruebas su significado con el diccionario. Te sorprenderás de todas las cosas que has adivinado.
  • Entorno. Es importante que te organices y que estés cómodo. Este es un momento especial, establece una especie de ritual con todos los elementos que necesites a mano: el cuaderno de vocabulario, un boli, un rotulador y un diccionario.


Vale, ahora ya sé todo lo que tengo que hacer y cómo hacerlo, pero ¿qué leo?

Ya sabemos que no importa lo que leamos, tiene que ser algo que nos guste. Bien... pues eso seguramente tendrá un nivel que no es el nuestro, o al menos, no todavía. Por suerte, existen varias editoriales como Cle, Santillana o Hachette, que editan lecturas graduadas de adultos para el aprendizaje del francés. Los hay para principiantes, intermedios y avanzados. Esta una excelente opción porque editan muchos clásico como Emile Zola, Victor Hugo, Baudelaire, Colette o Marguerite Duras, pero también se editan material original de ficción pensado para gente que está aprendiendo y textos de divulgación sobre temas como tecnología, biografías, viajes, etc.

Otros artículos que te pueden interesar: